PERSONAJES

–          Manuel Rodríguez Fernández (Paco, el obrero)

–          Iván Seisdedos Alcaide (El chulo)

–          Daniel Prieto Castilla (Doctor Amor)

–          Ramón Vázquez Mancha (El paqueta)

–          Manuel Ángel Morales Chornet (El tartaja)

DIÁLOGO

Doctor Amor (DA), anunciando su ayuda por TV: – ¿Os sentís solos? ¿Queréis despertaros al lado de alguien todas las mañanas? ¿Queréis formar una familia en el futuro? No dejes pasar esta oportunidad. Ha llegado a su ciudad el Doctor Amor.

–          Los cinco primeros en llamar al 959696969 recibirán un kit completo del amor, que incluye preservativos, lubricantes y otros tipos de objetos sexuales. Recuérdalo, no pierdas la oportunidad, llama al Doctor Amor.

El chulo (C) habla con el paqueta (P) sobre el curso, además de un amigo (A), al que le preguntan si van a acudir al curso.

C: – ¡Qué mierda de vida tío¡

P: ¿Eh?

C: La puta esta de la Nati que me ha “dejao”

A: – ¡Qué pasa poche!

C: – Illo, torero

P: – Illo, ¡qué dices tío!

C: – ¿Esto es lo que has encontrado más cerca de la universidad, no?

A: – No ni na

C: – ¡Qué vergüenza!

C: – Escúchame paqueta

P: – ¿Qué?

C: – ¿Viste el otro día el anuncio ese del Doctor Amor?

P: – ¿Qué anuncio?

C: – El cursito que te ayuda a meterla

P: – ¡Enga ya!

C: – Te lo juro, ¿te vienes conmigo o qué?

P: – Pero, ¿allí se puede fumar?

C: – Supongo, ¿no?

P: – Po allí estoy yo contigo donde haga falta

C: – Enga

C. Dirigiéndose al amigo. – Tú qué cabeza, ¿te vienes?

A: – Yo no voy. Eso a mí no mee hace falta.

C: – Tú vas sobrao de dinero, ¿no?

A: – Que me llevo un mes sin mojarla, maquilo (refiriéndose a pagar).

C: – ¡Qué hijo de puta!

Unas horas después, entran en la oficina del Doctor Amor, se saludan y el Doctor Amor les da información sobre el curso, les explicita los horarios y les da una ficha explicativa sobre el curso. El amigo del paqueta y del chulo le dice al Doctor que a él ese curso no le hace falta, y, aunque el Doctor intenta convencerle, no lo consigue y este no asistirá al curso. Al final, se citan para el día en el que comiencen las clases. Antes de salir, el paqueta le pide un cigarro y el Doctor contesta que no fuma.

Paco, el obrero (O), viendo el anuncio del Doctor Amor: – Me cago en la puta, ahora sí que voy a tener pelos en la lengua que no son míos.

El Doctor Amor llama al chulo mientras estaba durmiendo la siesta.

C: – ¿Quién coño es? (en tono despectivo).

DA: – Iván señor, siento haberle despertado no era mi intención; sí, sé que no son horas pero lo siento vamos, no era mi intención espabilarlo. Sí, mira, sólo era informarle a usted y al resto de componentes del grupo que por problemas que hemos tenido en el centro en el que íbamos a impartir el curso, se va a cambiar la clase a mi domicilio. Sí, tiene usted dónde apuntar (respondiendo a la pregunta del lugar en el que se encontraba su domicilio). Pues mira, San José 5, 3º B. Les espero allí a las 4 de la tarde sí; venga, disculpe las molestias. Lo siento señor Iván, venga, hasta luego, descanse, hasta luego.

C: – Vale, vale. Venga, sin problema, no pasa nada. Adiós. Puto Doctor Amor de los cojones, que no deja ni dormir una siesta ya a las 8 de la tarde en este país. Me cago en diez.

Al día siguiente, el Doctor entra en la sala dispuesto a dar las clases. Pero, antes, el chulo entra en la clase y saluda a su amigo el paqueta y se presenta con Paco, el obrero. Se preguntan entre ellos que dónde está el Doctor Amor.

Entra el Doctor Amor en la sala.

DA: – Buenas tardes, ¿Qué pasa alumnos? (Se disculpa con el chulo por molestarlo el otro día) ¿Dónde está vuestro amigo el paqueta, como ustedes le llamáis?

El obrero se le presenta

O: – Hola, yo soy Paco. Soy albañil, o “ponedor” de ladrillos, que es lo mismo

El chulo responde a la pregunta que dónde está el paqueta: – Le ha dado un apretón y está usando su baño.

DA: – Hombre, la confianza da asco aquí ya. ¿Tenéis alguna duda? Bueno, veo que no. Esto es un curso práctico, pero antes tendremos a conocer algunas cuestiones teóricas. Ruego silencio mientras que sale el compañero del trabajo. Paco, ¿qué es para ti el amor?

O: – Pues para mí el amor es como un ladrillo, cuantos más agujeros tapes, mejor.

DA: – Hombre no creo que sea así Paco, podría reflexionar usted sobre ese tema. Tenemos un mes para cambiar esa opinión.

Sale el paqueta del cuarto de baño y saluda al Doctor cordialmente diciéndole que el dinero es oro y que no les estafe.

DA: – Iván (al chulo), ¿qué es para ti el amor?

C: – Yo no voy a andar con rodeos maestro, amor mis pelotas (sus compañeros se ríen)

El Doctor Amor ruega que se corten las risas y pregunta al chulo el porqué de su pensamiento.

C: – ¿Tú sabes que es lo suyo?

DA: – ¿El qué?

C: – Mojar el capullo.

DA: – No me hace ninguna gracia.

C: – Pues eso es lo que hay. ¿Tú qué dices paqueta? (riéndose para que su amigo le dé la razón?

P: – El amor es lo que hago yo con la yonqui todas las noches.

Pegan en la puerta. Es el otro alumno, el tartaja. El Doctor abre la puerta.

El tartaja habla (T) tartamudeando repetidamente: -Hola, ¿este es el curso del amor?

DA: -Sí, pasa, ¿cómo te llamas? (le pide a sus compañeros respeto, sobre todo al chulo).

T: -Yo, Manuel Ángel

DA: – Vale Manuel Ángel, siéntate aquí al lado de Paco.

DA: – Bueno, ya hemos dado la parte teórica, vamos a empezar con la práctica. Voy a traer yo a una amiga y ustedes intentaréis cortejarla. A ver cómo va la cosa.

C: – Venga, ya era hora.

El obrero, al ver a la mujer se dirige a ella, y el Doctor le dice que qué le diría para ligársela. También le dice que dónde va con el caso, y Paco le dice que en el trabajo como con las mujeres, seguridad ante todo.

O: – Bueno, pues yo le diría que quién es su ginecólogo, para chuparle los dedos. ¿No está bien?

DA: -Así no te la llevas

O: – Yo creo que sí

DA: – Bueno, pues son las 6 de la tarde, hemos terminado la clase de hoy. Os recuerdo que me tenéis que pagar el dinero de esta clase y la mitad del curso por adelantado y mañana nos vemos aquí a la misma hora.

Sus alumnos se quejan diciéndole que no quieren pagar puesto que no han hecho nada.

EL Doctor responde: – El próximo día traeré más mujeres y seguiremos practicando con ellas.

P: – Esto me huele a mí raro, ¿eh?

Los alumnos le dan el dinero por adelantado y se saludan con vistas a verse el próximo día.

La esposa del Doctor sale del cuarto y le habla a su marido, el Doctor.

Esposa (E): – Cari, ¿ya se han ido los pringaos?

DA: – Ya se han ido, mira el regalito que nos han dejado (mostrándole el dinero). He puesto el anuncio y han venido aquí cómo moscas, los tontos estos. Nos han dejado aquí más de doscientos euros, con esto nos podemos pegar un viajecito bueno. Nos vamos a ir al Caribe, y más tarde, pondré otro anuncio y les robaré otros doscientos euros. ¡Qué pelotazo hemos pegado! (Entre risas, con su esposa)

Al día siguiente sus alumnos llegan al portal de la casa del Doctor y empiezan a llamar a la puerta, al vez que no le abren, se dan cuenta de que no les abre la puerta y que ese anuncio ha sido una estafa.

Con este vídeo queremos criticar la facilidad que tienen muchas “empresas” para salir en la TV y engañar a los telespectadores.

Anuncios