Cuando entramos en clase al volver de vacaciones y dos o tres de nuestras compañeros acabaron de enseñarles el “yo soy” al profesor,  nos pusimos todos delante de él, y fuimos viendo como era el “yo soy” de nuestras compañeras (Hilda, Carmen y Ana) una vez acabado el profesor cogió como una especie de cartón de la estufa que tenia y se lo lanzo a una compañero algo un poco extraño por su parte, cuando esta lo cogió le dijo que por haberlo cogido le debía de tocar de ser la modelo, así que esta se subió a lo alto de una mesa y empezamos diciéndole a la alumna de que como era y como cambiábamos a lo largo de la vida.

A continuación el profesor nos hizo una serie de preguntas en general a todas las personas  sobre ¿Qué era una persona? Y sobre lo que pensamos acerca de lo que es una persona. Yo dije que una persona debía de ser alguien que pensara por si mismo. La  conclusión que pudimos sacar entre todos mis compañeros fue, que las personas cambian a lo largo de la vida, porque cuando se es pequeño somos totalmente diferentes, y con el paso del tiempo cambiamos en el aspecto físico, en la mentalidad y el desarrollo intelectual. Entonces el profesor nos explico que las personas somos seres biológicos y como todo ser biológico estamos sometidos a una serie de cambios  que no apreciamos, pero que estamos continuamente cambiando desde que nacemos hasta que nos convertimos en personas adultas sin que podamos hacer nada para evitarlo, porque, aunque no quisiéramos, la moda y la cultura siempre implica una serie de cambios en la personas sin apreciarlos, ni darnos cuenta.

Toda esta explicación que nos dio, para que entendiésemos que las personas cambiamos sim darnos cuenta, y lo único que nos quedaba era el recuerdo de aquello por a los que nos habiamos convertido, en seres cambiantes y que no controlábamos ni el pasado, ni el futuro, que simplemente estabamos  hablando del presente, porque para él es lo mas importante ya que nosotros al ser seres biológicos  tenemos una serie de células que se regeneraran, y otras que desparecerán, y al fin y al cabo, lo único que recordaremos serán los recuerdos que tengamos a lo largo de nuestra vida, mientras que el único órgano que permanece estable y no varia es donde almacenamos los recuerdos que es el cerebro.

Una  de las cosas que nos distingue, y nos diferencia del resto de las personas, y de los demás  es nuestros recuerdos  y nuestra historia las cuales la podemos cambiar a lo largo de la vida, dependiendo de lo que se ha hecho anteriormente, aunque también las personas nos distinguimos de los seres vivos o de los animales en que nosotros  porque somos los únicos animales que podemos pensar por nosotros mismos.

Puedo transmitir como conclusión que me ha parecido una actividad muy constructiva y que nos ayudará a reflexionar sobre lo que hemos sido en el pasado, lo que somos y lo que seremos…

Posteriormente, tuvimos nuestro primer contacto con los colores.

Los colores pueden obtenerse a partir de la luz; aunque para conseguir el blanco, es errónea la creencia de que hay que mezclar todos los colores, basta con mezclar solo tres: colores primarios (rojo, azul y verde). Éstos son los empleados en los monitores de ordenadores para calibrar las propiedades del color (RGB). Ninguno de estos colores puede obtenerse mezclando otros.

También existen otros colores primarios denominados “materia“, que lo conforman el amarillo, cyan (azul) y magenta (rojo). A partir de los primarios si podemos conseguir, mezclando, el resto de los colores; mientras que el blanco tiene un papel fundamental para aclarar. El negro por su parte, no sirve para oscurecer, como cabría pensar…

Podemos conocer el color que obtendremos, a partir de fórmulas como las siguientes:

– Primario + primarion = secundario.
– Amarillo + cyan = verde.
– Cyan + magenta = violeta.

El color complementario de cada primario es la suma de la mezcla de los otros dos colores primarios. El color que contrasta con cualquier primario es el complementario, es con el que existe mayor contraste.

Podemos realizar diferentes composiciones de colores:

. Por contraste: Realizando una mezcla de todos los colores.

. Pares armónicos: Utilizando los colores complementarios.

. Gama tonal: Los colores que participan son parecidos.

Podemos dividir a los colores en dos grupos: fríos (azul, morado, blanco y verde) y cálidos (rojo, naranja y amarillo). El color negro, que define la ausencia de color, no se encuadra en ninguna de estos dos grupos. Éstos pueden transmitir sensaciones; mientras que los colores fríos transmiten tranquilidad, frío, muerte…los colores cálidos nos transmiten fuego, aceleración del metabolismo, etc…

Los colores son capaces de alterar nuestros estados anímicos, ya que por ejemplo, en hamburgueserías abundan los colores cálidos para que el cliente consuma la comida con mayor rápidz, y de esta forma, poder tener un número mayor de clientes al día. Por contra, en los manicomios son los colores fríos los que ocupan el papel protagonista para transmitir una sensación de paz y tranquilidad a las personas que se encuentran encerradas en ellos. He de reconocer que todos los conocimientos adquiridos durante la clase acerca de los colores me han maravillado, cosas aparentemente insignificantes, pero con un gran significado.

Después de la introducción teórica, nos pusimos manos a la obra para intentar desarrollar nuestros propios cuadros en cuatro minutos y pintados con las manos. Para ello, José Pedro, nos hizo una demostración de como en tan poco tiempo se puede conseguir algo verdaderamente asombroso; y, por otra parte, fomentar la pérdida del miedo a pintar y a expresarnos líbremente. A continuación muestro los míos:

Dibujo libre: La intención era ver nuestras capacidades de cara a expresarnos líbremente. Escogí un dibujo simple: un “monigote” saludando y sonriente de color blanco sobre un fondo en el que combino un color frío (verde) con  un cálido (amarillo). Para ser el primero no está tan mal, aunque por el dibujo elegido, se nota que no estaba muy dispuesto a mojarme mucho en mi debut.

Paisaje: A continuación, Jose Pedro, mandó a realizar de nuevo en cuatro minutos y con las manos, un paisaje libre. Yo he escogido el paisaje que siempre hacía desde pequeño, combinando otra vez colores cálidos y fríos; y es quicando representar tanto el cielo como la hierba en un único tono uniforme, ya que no es así en la realidad. PAra mi gusto, sigo prefiriendo el primer dibujo que realicé.

Nombre propio: Por último, teníamos que representar nuestro nombre de manera libre. Yo opté por intentar crear el mayor contraste posible, de forma que lo coloqué en un color frío (azul) sobre un fondo cálido (rojo-amarillo). No está tan mal para ser la primera vez que hago un trabajo de este tipo…

Anuncios